Etiquetas

, ,


por Panderín A. Grillo

Hace ya un tiempo que he estado considerando el escribir un breve artículo sobre el uso negligente del “Responder a todos”, opción que nos otorgan los correos electrónicos.

Image

Fig. 1. Responder a todos.

Puede que el uso incorrecto de aquél esté reflejado en un problema común y generalizado de comprensión de lectura, aunque también podría culparse a la egolatría, la constante autorreferencia, o incluso la mala costumbre instaurada por las redes sociales, de indicar el lugar donde estamos (como si a alguien más que a nosotros le interesara).

Image

Fig. 2. Ejemplo de correo en el que NO se debe emplear el “responder a todos”.

Estimado lector, por favor fíjese bien en el texto del correo que usted ha recibido. Si no logra encontrar en éste un mensaje que indique “confirmar asistencia” (ver figura 2), entonces no confirme usted! Y menos aún, no confirme y utilice además la opción “responder a todos”. Si lo hace, está tentando usted a los demás destinatarios del correo, los cuales ya no buscarán la ausencia del “confirme por favor”, sino que asumirán que debe realizarse, aumentando aún más la cadena de correos inútiles y fastidiosos.

Respuesta a todos

Fig. 3. Ejemplo de correo en el que NO se debía emplear el “responder a todos” pero se hizo de todas maneras.

No se convierta usted también en un spam. Utilice correctamente el “responder a todos”.

markasspam

Esos “todos” que saben leer, se lo agradecerán.

(Además, a nadie le importa si usted va o no va, solamente a quien invita. Los demás podemos prescindir de conocer sus compromisos.)

Anuncios