Etiquetas

, , ,


por Panderín A. Grillo

Encontré en internet una reseña de esta película, de esas que permiten poner estrellitas, y vi que tenía un montón, entonces me animé a verla. No vi el trailer completo, porque ya el primer minuto me pareció lo suficientemente interesante, por lo que solamente supe que se trataba de la actriz de Juno, que se juntaba con un hombre que había conocido por chat, el cual era mucho mayor.

Tiene un buen comienzo, generalmente me pongo a pensar que los actores son malos, que sobreactúan, que eso jamás podría ocurrir en la vida real, etc., pero en este caso consideré que se justificaba, pues se trataba de una niña de 14 años que hacía cosas impulsivas, que a juicio de un adulto han de parecer estúpidas, como juntarse con un hombre mucho mayor que conoció por Internet y prestarse para insinuaciones de connotación sexual, aunque solamente se quedan en eso, en insinuaciones. Esta chica parece estar haciendo todo mal, en términos de lo que siempre se dice que no se debe hacer, siendo bastante consciente de ello. Ante esto último se plantea una importante interrogante: ¿puede ser realmente consciente de lo que hace a tan temprana edad? Hasta el momento la película se dirige hacia esa problemática.

El sujeto, por su parte, es un hombre bastante apuesto, de ojos azules, atlético, intelectual, encantador (me llegó a recordar al asesino-violador de El Síndrome de Stendhal), lo que hace aún más intrigante la situación. Finalmente terminan yendo a la casa de él, la niña sigue con sus comportamientos rebeldes, prepara tragos para los dos y le pide que le saque fotos, comienza a quitarse la ropa y de pronto él se desploma. Cuando despierta está amarrado a una silla y la niña lo observa, lo increpa, lo acusa de pedófilo y de la desaparición y asesinato de una joven X.

En este momento la película toma un giro completamente inesperado y he de destacar eso como un atributo positivo y sorprendente.

Si le gustan las películas de tortura (aunque aquí sin excesivos derramamientos de sangre), en que sabe que algo tiene que pasar, pero nunca pasa, entonces véala y no siga leyendo.

————————————————————————————————————————-

Para los demás, el resto del film me pareció lento y desesperante. Claro que era necesario ver las manos moradas del hombre amarrado, el sudor, las lágrimas, los retorcimientos, etc. Pero pienso que si la niña hubiese aplicado (en la escena de la castración) los cortes con mayor rapidez, la película habría podido durar mucho menos y no se habría perdido nada fundamental.

No sé si debería haber llegado a apoyar u odiar el personaje de la niña, no llegué a sentir compasión ni repulsión por el sujeto amarrado. Me parece que los personajes no estaban bien estructurados, la niña no era tan niña, el hombre no era un despreciable pedófilo, al final eso nunca queda tan claro. Sí, encuentra algunas fotos que se supone que él tomó, reconoce haber presenciado una muerte, pero no se le da mayor énfasis a eso, el sujeto está bajo tortura y sus respuestas son vagas.

Finalmente, creo que se trata de una película que comienza tomando un tema delicado, de interés común, pero que se traslada a un ajuste de cuentas. Aunque también le rescataría eso, la joven revela que tenía motivos para lo que estaba haciendo, pues actuaba en venganza, por la muerte de un buen amigo, novio o quizás hasta hermano, pero esto sucede en un sólo instante que, a mi parecer, no bastó para esclarecer el asunto. Lo que me pareció bastante cuestionable e incluso absurdo, aunque más que nada cursi, es que el hombre decida suicidarse para conservar su buen nombre ante la mujer que ama (con la cual ni siquiera mantiene una relación).

Me habría gustado ver el otro camino, la niña del principio, impulsiva, insegura y coqueta, enfrentándose a un pedófilo disfrazado de un hombre apuesto, exitoso y encantador. Claro que debe haber varias de películas de aquéllas, pero ésta ponía un énfasis en el “fue su culpa, ella actuaba como mujer, se lo buscó, ella me sedujo” (parte del discurso de la joven para increpar al pedófilo), tal como lo que se pone en cuestionamiento en Lolita.  Esto me habría parecido más interesante, con una característica de denuncia, como en es mostrado 8mm y en el documental Deliver Us from Evil.

En fin, si desea ver tortura vea Hostal (cualquiera de las dos, a mí parecer cuál de ellas peor que la otra), si desea ver una película romanticona y que a la vez tenga tortura vea Audition de Takashi Miike, no se arrepentirá.

———————————————————————————————————————————-

Ficha técnica

Título: Hard Candy

Director: David Slade

Año: 2005

Calificación: 😀   😀 (2/5)

Anuncios