por Ryder Verdugo

La labor de todo buen lector que se aprecie como tal, es una labor que no descansa nunca, y es en esta incesante tarea que se descubre – con cierto deleite u horror – la enorme cantidad de “extrañas ocurrencias” en la redacción de la prensa diaria, los anuncios publicitarios, libros, e incluso etiquetas de productos.

Tómese como primer ejemplo el siguiente anuncio:

Fig. 1 – “2 niños menores de 12 años GRATIS

La verdad es que nos  detenemos muy poco a leer las etiquetas y manuales de los productos que consumimos, cosa que he comprobado en numerosas ocasiones, por ejemplo, con motivo de la campaña “Movimiento Bienestar” de la empresa Coca-Cola, una de cuyas etiquetas señala: “Tomar Coca-Cola contribuye a la salud emocional, porque nos hace volver a compartir en familia“. No me detendré a analizar el contenido de aquella afirmación, sino que sólo lo menciono para referirme a esta tendencia de las compañías a incluir en sus envases información supuestamente útil y saludable para el consumidor.

Dejaremos a un lado las etiquetas del tipo:

En el postre Tiramisú marca Savory, impreso en la parte de abajo de la caja:
– NO DAR LA VUELTA AL ENVASE.

En un paquete de frutos secos de American Airlines:
– INSTRUCCIONES: ABRIR EL PAQUETE, COMER LOS FRUTOS SECOS.

En una sierra eléctrica sueca:
– NO INTENTE DETENER LA SIERRA CON LAS MANOS O LAS PIERNAS.

En un disfraz de Superman de niños:
– EL LLEVAR ESTE DISFRAZ NO TE PROPORCIONA LA CAPACIDAD DE VOLAR.

En la etiqueta de la caja de un cochecito para bebés:
–  RECOMENDACIÓN: RETIRE AL NIÑO ANTES DE DOBLAR.

En el Pudding de Marks & Spencer:
– EL PRODUCTO ESTARÁ CALIENTE DESPUÉS DE CALENTARLO.

En la reseña de una revista:
-LIBROS PARA NIÑOS IMPORTADOS.

Si bien todas ellas son de una hilaridad innegable, podemos decir que se deben al peligro siempre presente del humor involuntario, muchas veces contextual, como cuando saco mis fotocopias en la biblioteca del Congreso Nacional en Valparaíso, que al costado del mesón enseña un afiche con la portada del libro Tala de Gabriela Mistral como parte de una campaña contra las fotocopias y la piratería.

También dejaremos de lado aquellos avisos computacionales que despiertan la reflexión:

Fig. 2 – La impresora no ha respondido todavía, pero puede que el programa
de Microsoft Office pueda continuar sin la información de la impresora.
¿Desea continuar o esperar a la impresora?

Fig.3 – “(…)el tiempo funciona hacia fuera“.

 

Con lo que nos quedaremos en esta oportunidad, es con los avisos contra la depresión y el suicidio incluido en ciertos envases de comida para microondas:

Fig.4 – Stouffer’s… Comida para microondas

1. Remueva toda arma de su hogar.

2. Póngase en contacto con el sol o la naturaleza por al menos 30 minutos diarios.

3. No se salte las comidas, y duermas al menos ocho horas diarias.

6. Evite el alcohol y otras drogas. Éstas sólo le harán sentir peor.

7. Hágase el tiempo para aquellas cosas que le causan alegría.

No hay necesidad de pastillas: cuando se es una fuerte e independiente mujer como tú.

Deja de aferrarte: a tus apretados jeans de hace 20 años o algún día te verás colgando de ellos
(juego de palabras intraducible al español).

Hay alguien: allá afuera que te querrá de cualquier tamaño.

Grey’s Anatomy: una banda sonora que no te está ayudando.

De acuerdo a numerosos estudios, a muchas personas les produce una gran sensación de vacío el hecho de mirar por dos o cinco minutos como el plato de comida gira dentro del microondas, y es ese momento que muchas de ellas toman ciertas decisiones como cerrar sus cuentas en redes sociales, abandonar un club de lectura entre otras. Para contrarrestar esta sensación de soledad, muchos han optado por comer frente a un video de youtube viendo a otras personas comer, e incluso recientemente he leído en cierta revista que existen grupos donde los solitarios y solitarias pueden compartir actividades en común vía internet, o ponerse  de acuerdo para ver la misma película al mismo tiempo, y así ambos saben que en otro lugar alguien está viendo lo mismo, y luego lo comentan por correo electrónico.

De momento nos detendremos aquí, pero seguiremos buscando estas novedosas y útiles etiquetas.

Para finalizar les recomendamos nuestra reseña del libro Cocina en microondas para el solitario entusiasta, que ciertamente es muy útil en estos días de soledad urbana primaveral.

La próxima vez que consuma un producto, ¡lea antes la etiqueta…!

Anuncios